lunes, 18 de abril de 2011

Judias estofadas



Alubias blancas estofadas ¿De principiantes, bajo en calorías? Seguramente os lo preguntareis.

La dieta mediterránea es de las más saludables que existen.
Completa, llena de sabor y aunque no os lo parezca tiene muchas menos calorías que cualquier pescado frito que vayamos a comer.

Esta en concreto, no lleva carne y la verdura no hay que sofreírla ( para los que empecéis a cocinar, sofreír es un termino que se utiliza en cocina y consiste en hacer freír a baja temperatura los alimentos, normalmente verduras, para que suelten todos sus jugos).

En este caso ni eso, va a ir todo en crudo, directamente a la olla, por lo que vamos a ganar en tiempo , pero sin perder ese sabor que todos recordamos de nuestras casas.
Todos necesitamos el aporte de vitaminas y minerales que nos dan las legumbres, dicho por todos los dietistas, hay que comer por lo menos dos veces a la semana.

En las etiquetas he puesto que es para principiantes porque lo único que hay que hacer para que salga bueno es comprar los ingredientes e introducirlos en la olla.

Ya sé que solo he puesto dos fotos de la receta finalizada, pero este va a ser un blog vivo y esto quiere decir que iré poniendo más fotos y más explicaciones en las recetas según las dudas que me pongáis en los comentarios, irá cambiando según vuestras preguntas, así completaremos la entrada y servirá a otros posibles blogueros que las quieran hacer.

Aquí tenéis los ingredientes:
  • 1/2 kilo de alubias blancas de bolsa, o 2 botes de alubias blancas ya cocidas.
  • Un manojo de acelgas o una bolsa de 300gr que ya vienen lavadas y partidas en los supermercados.
  • 3 zanahorias.
  • 4 cucharadas soperas de tomate triturado.
  • 2 hojas de laurel.
  • Una cebolla picada.
  • Chorizo a tacos.
  • 2 ó 3 patatas a trozos.
  • 100gr de calabaza en dos trozos.
  • 5 ó 6 judías verdes anchas a trozos.
  • 2 ó 3 ajos partidos (dejan gusto y se deshacen en la olla, no se notan).
  • Un chorro de aceite.
  • Sal.
Cómo lo hacemos:

Lo primero, si la alubia blanca esta en bolsa hay que dejarla a remojo, con agua fría toda la noche ó 12 horas.

¿Cuánta agua? El triple de agua que de alubias, ya que aumentan el doble de su tamaño.
Si lo que tenemos son los botes de alubias ya cocidos, las echas a un colador y las enjuagas, verás que sale espumita, pues enjuágalo y se quita.
En ese momento las pones en la olla y las cubres de agua, dos dedos más por encima de las alubias.

Consejo: Siempre es mejor quedarnos cortos de agua, se puede ir añadiendo conforme veamos que nos hace falta, si ponemos demasiada es tirar caldo o que quede la comida aguada.

A continuación, incorporamos el resto de los ingredientes troceados y todos en crudo, esto quiere decir sin freír nada.

Si las alubias son de las puestas a remojo la noche anterior, ponerlas en la olla cociendo con el laurel, el chorro de aceite y la sal mientras laváis y troceáis la verdura, ya que tardan más en cocerse.
Si son de tarro, poned las verduras primero a cocer junto con el aceite, el laurel y la sal y al final echáis las alubias, con el fuego moderado para que no se deshagan.

Ya veis, la única carne que hay es el chorizo y los que estéis a dieta no comerlo si no queréis.

Costo del plato:

Si no sois muchos en la familia y la verdura no la gastáis de una manera continua, para no tirar nada comprar sólo la cantidad que vayáis a gastar, en cualquier tienda en tu barrio se podrá comprar la cantidad que tu quieras, de esta manera este plato te puede salir sobre los 4 ó 5 euros y tenéis para comer dos personas 2 ó 3 días.

Consejo:

Una vez hecha la comida, serviros y lo que sobre lo dejáis enfriar en la olla y esa misma olla metálica la ponemos tapada con su tapadera en la nevera, en el sito más frió, así el metal coge una temperatura baja y mantiene mucho mejor el alimento guardado en ella, mucho más que cualquier tupper de plástico.

Cuando vayáis a serviros otra vez, solo calentar lo que os vayáis a comer, de esa manera no se recalienta todo varias veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada